Saltar al contenido
Viajar a Marruecos

Kenitra, la noche de Marruecos

02/05/2019

Situada en la región de Garb-Chrada-Beni Hsen, Kenitra es una de las ciudades de Marruecos más perseguida por los jóvenes de todo el mundo. Y es que, por su fama, se encuentra posicionada como una de las ciudades con mayor vida nocturna del país marroquí.

Sin embargo, por supuesto, éste no es su único atractivo. Pese a que si bien es cierto que los turistas que persiguen una amplia oferta cultural no suelen decantarse por Kenitra, lo cierto es que la tranquilidad que desprende durante el día hacen de este lugar uno de los más buscados. Especialmente si tu objetivo es una temporada de paz y tranquilidad.

¿Quieres conocer algunas de las principales características de la ciudad?

¿Cómo llegar a Kenitra?

La mejor manera para ir de Rabat a Kenitra es en tren. Con un coste de apenas dos euros, podremos cubrir el trayecto en poco más de 30 minutos.
Sin embargo, es importante que conozcas que hay otras opciones. Como los taxis o el autobús. No obstante, el estado de las carreteras que rodean a esta ciudad hacen del tren la mejor opción para conectar esta ciudad con cualquier otra parte del país.

¿Qué hacer y qué ver en Kenitra?

El punto principal sobre el que versa toda su actividad es la Plaza de la Magana. En ella, podremos encontrar adyacentes algunos de los principales atractivos de la ciudad, tales como la Torre del Reloj, el Hotel Europa o la Mezquita Mohamed Vi.
Pese a que no goza de una gran tradición a nivel arquitectónico, no es menos cierto que la personalidad que desprenden todas sus obras hacen de este lugar un paraje único.
Debes de tener en cuenta que seguramente no sea el destino más apropiado si estás buscando un lugar en el que vislumbrar grandes edificios, importantes obras o las mejores Medinas. Sin embargo, es uno de los enclaves más recomendados para perderse entre sus calles mientras estamos rodeados de paz y de tranquilidad.

Además de los edificios que hemos comentado antes, también es importante destacar uno de los edificios que más contraste hacen con el resto de la ciudad, la iglesia Misión Son Bosco de los Salesianos.
Sin embargo, uno de los mayores atractivos de la ciudad lo podemos encontrar en su gran oferta de ocio nocturna. Bares, pubs y discotecas se suceden a partir de las 18 o 19 de la tarde, en busca de hacerte pasar un rato inolvidable.

Pese a que Kenitra no goza de una amplia oferta cultural, su oferta de ocio es tan grande como las ganas de disfrutar con las que quieras enfrentar tu visita al país marroquí.

El tiempo en Kenitra

Puede resultar hasta complicado encontrar un mes que no sea el adecuado para visitar el país.
De enero a diciembre podremos encontrar temperaturas y climas propios de algunas de las mejores ciudades del mundo.

Si bien es cierto que el verano puede llegar a ser algo caluroso, con temperaturas máximas que llegan a los 33 grados en meses como julio o agosto, no es menos cierto que los inviernos son muy suaves. Con temperaturas máximas de unos 20 grados aproximadamente, los meses de enero y febrero podremos disfrutar de las calles de esta ciudad marroquí.

Si decides ir buscando el sol en tu viaje, no puedes dejar de visitar el país desde el mes de marzo hasta octubre. Su gran clima hará que quieras repetir tu visita año tras año.

¿Dónde dormir en Kenitra?

En Kenitra nos vamos a encontrar con uno de los abanicos de alojamiento más completos que podremos encontrar en todo Marruecos.

Pese a que, en su totalidad, no es uno de los destinos que cuenta con un gran número de opciones, lo cierto es que la variedad que se desprende es enorme. Desde hoteles de cinco estrellas, en los que no podremos dejar de admirar el cielo marroquí en algunas de sus hamacas, hasta los típicos hoteles para mochileros.

Según cuál sea nuestra tipología de viaje, ¡en Kenitra encontraremos opciones para todos los gustos!

¿Dónde comer en Kenitra?

Si viajar a Marruecos es hacerlo a uno de los mejores países para comer, disfrutar de la oferta gastronómica de Kenitra es un nivel superior.
A la hora de escoger el lugar en el que darse un capricho, no hay mejor opción que el casco antiguo para deleitarnos con algunos de sus restaurantes más característicos.

En la mayoría de ellos, incluso nos dejarán entrar a la cocina a que veamos de primera mano cómo se cocinan los platos. Y es en Kenitra te encontrarás como si estuvieras con una gran familia.

Vida nocturna

Hemos llegado, sin duda, a uno de los principales aspectos a destacar del país. Si por algo se define Kenitra y se diferencia del resto de ciudades del país marroquí es por su excelente actividad nocturna.
En Kenitra podremos encontrar algunos de los mejores bares y clubs de todo Marruecos. La mayoría de ellos los podemos encontrar en las zonas más próximas al mar, pero no hay que olvidar el centro de la ciudad, en la que no dejaremos de ver terrazas, bares y lugares para tomar algo cuando el sol comienza a desaparecer.

En Kenitra no solamente nos encontraremos con un gran número de turistas que quieren acudir a la ciudad a pasárselo bien, sino que también muchos jóvenes marroquíes han visto en la ciudad uno de los mejores lugares a los que acudir para ir a tomar algo.

Hablar de Kenitra es referirse a una de las mejores zonas de Marruecos para salir por la noche. Pese a que es cierto que no es una de las mejores recomendaciones para visitar e impregnarse del modo de vida marroquí, lo cierto es que es uno de los lugares por excelencia para pasar una semana llena de diversión.
La ciudad es uno de los mayores puntos de encuentro entre la diversión nocturna y la tranquilidad que se respira por el día, logrando ofrecer una completa experiencia al consumidor.

Mapa de la ciudad

Kenitra, la noche de Marruecos
¡Vota!

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar